Departamento de Orientación


Nuevos retos, nuevos enfoques. Nuestro nuevo proyecto psicopedagógico

En los últimos años el mundo ha cambiado por completo. El desarrollo tecnológico y científico ha sido uno de los mayores responsables de todos los avances sociales. Hoy en día tenemos nuevas formas de relacionarnos, nuevas formas de disfrutar del ocio y el tiempo libre, de estudiar, de trabajar, nuevas formas de convivir. Se hace necesario, por tanto, dotar a las personas de estrategias y recursos personales para hacer frente a estos cambios, sin olvidar por otra parte, los valores más esenciales del ser humano. Ya hace muchos años, la UNESCO, propuso con acierto que la educación debía basarse en cuatro pilares básicos “Aprender a conocer; aprender a ser; aprender a hacer y aprender a convivir juntos”. Sin embargo, lo cierto es que, al menos durante las últimas décadas, el sistema educativo ha dado más protagonismo al aprender a conocer y aprender a hacer, relegando a un segundo plano el aprender a ser y el aprender a convivir. Pero tan importante es saber ser como saber conocer. La formación académica es, sin duda, indispensable, pero sin inteligencia emocional y social difícilmente llegaremos a relacionarnos de manera adecuada con los demás. Gracias a su saber convivir podrán aportar al mundo no sólo lo que saben, sino también lo que son, grandes personas. Es de vital importancia formar a nuestros alumnos y alumnas para que se conviertan no sólo en grandes expertos sino también en grandes personas que sepan gestionar los momentos estresantes que de su vida, que sepan aceptar sus diferencias y aceptar también las de los demás, que sean capaces de ver la diversidad como la ventaja de contar la riqueza de los diferentes puntos de vista que aportan realidades distintas a las suyas y que convivan y hagan de este mundo un lugar mejor. Por estas razones y muchas más, desde este año hemos dado un paso de gigante en nuestro deseo de equiparar la formación académica a la formación en inteligencia emocional. Nuestro nuevo departamento de orientación trabaja no solamente para aquellos alumnos y alumnas que presentan características singulares y/o excepcionales sino también para todos los demás.
Con este nuevo enfoque educativo, nuestro departamento de orientación trabaja codo con codo con el equipo docente y dirección para llevar a cabo nuevos proyectos educativos que vinculan directamente los contenidos con el entrenamiento en inteligencia emocional. En Infantil y Primaria se trabaja desde hace años con proyectos educativos y colaborativos, un formato educativo diseñado por nuestra coordinadora de Primaria, Begoña Iglesias, en colaboración con nuestra orientadora y el equipo docente, que emplea la gamificación como método de trabajo para formar a nuestros alumnos y alumnas en el autoconocimiento de sus emociones y en la resolución de conflictos.
Por otra parte, en Secundaria y Bachillerato, también se está llevando a cabo el proyecto “Experto de mi mundo”, donde mensualmente nuestra psicóloga Paula imparte charlas que no solamente versan sobre la inteligencia emocional propiamente dicha, sino que abordan, además, temas relevantes para nuestros y nuestras adolescentes como son: “Redes Sociales”, “Nuevas formas de conflictos”, “Habilidades para una adolescencia saludable”, entre otros. Junto a estas charlas y de manera directa, en la clase de Valores, o de forma transversal, en el resto de asignaturas, se están llevando a cabo actividades relacionadas con los temas abordados con el objetivo de que sean los propios alumnos los que investiguen y construyan su propio autoconocimiento. Con estas actividades se pretende que el alumnado desarrolle además cualidades como aprender a planificar sus tareas y metas, desarrollar el pensamiento crítico y objetivo, potenciar sus aptitudes para el diseño y sus habilidades de exposición comunicación de sus ideas. En definitiva, nuestro nuevo proyecto trata de desarrollar por completo a nuestro alumnado para que sean no solo grandes expertos, sino también grandes personas.
También contamos con un exhaustivo Plan de Igualdad en el que abordamos la educación desde una perspectiva de género tanto de manera directa como trasversal a lo largo de todo el curso académico. El objetivo es que nuestro alumnado sepa aplicar los principios de la coeducación en nuestras aulas ya que un mundo mejor jamás será posible sin igualdad y respeto hacia todas las personas. En esta línea de trabajo y compromiso celebramos diferentes eventos dentro de este ámbito social, tales como el Día mundial contra la violencia machista, Día de la no violencia y la Paz, Día contra el Bullying, Día mundial del autismo, etc. Además, también estamos llevando a cabo colaboraciones con otros expertos de la psicología. Recientemente nos hemos formado nuevamente en TDAH y Adolescencia con el Gabinete de psicología “PersonalMind. Psicólogas asociadas” y aprovechando el Día Mundial de los derechos de la Infancia, ha venido a vernos el Gabinete de Psicología “A Carón” para dar visibilidad a los derechos de la infancia a través de un divertidísimo taller con Legos.
 La educación debe modernizarse, salir de lo convencional. La experiencia educativa debe ir más allá de las aulas e incluir a toda la comunidad educativa, porque somos seres sociales. Y para saber moverse en esa sociedad es tan necesario saber hablar con propiedad como tener en cuenta a quién se habla, saber dónde está cualquier punto del mapa como gestionar las emociones generadas por un mal día, saber diferenciar entre palabras agudas y llanas, como aceptar que las personas también pueden ser diferentes. Porque al final, el objetivo esencial de la educación es humanizar a nuestro alumnado para que hagan de este mundo un lugar. Tenemos una responsabilidad enorme como educadores, como adultos de referencia. Y aunque la tarea no es fácil, en Marcote ya hemos empezado a hacerla realidad…